Nuevo marco regulador para tarjetas de crédito

Brasil | Noviembre 2013

El Banco Central de Brasil lanzó el primer marco regulador de la industria local de tarjetas estableciendo los requisitos para que una empresa se convierta en una entidad de pago capaz de funcionar como emisor de tarjetas (banco), propietario de un sistema de pago (marca) y/o adquirente/procesador de tarjetas

Las resoluciones 4282 y 4283 se basan en los principios y objetivos relacionados con las necesidades de los usuarios finales (los titulares de las tarjetas), tales como la confiabilidad, la privacidad, la transparencia y el acceso a la información, la libertad de elección y la no discriminación, además de la inclusión financiera y la innovación.

Dado su perfil genérico, las directrices establecen los requisitos para que una empresa se convierta en una entidad de pago capaz de funcionar como emisor de tarjetas (banco), propietario de un sistema de pago (marca) y/o adquirente/procesador de tarjetas.

En las circulares 3680, 3681, 3682 y 3683, la autoridad monetaria estableció, entre otras cosas, que los adquirentes y emisores deben mantener al menos el 2% del volumen promedio mensual de transacciones como capital regulatorio, junto con la interoperabilidad de los sistemas de pago, que en opinión de Credit Suisse se refiere a la posibilidad de que cualquier adquirente o empresa de procesamiento de tarjetas opere con cualquier marca de tarjeta disponible.

Los últimos días para el término de los acuerdos de exclusividad restantes parecen estar más cerca. Sobre la base de las directrices entregadas, los esquemas de marcas tienen 180 días para preparar las condiciones para que cualquier actor opere con ellos.

En consecuencia, para mediados del 2014, cualquier actor debiera ser capaz de operar con cualquier marca disponible en el mercado. Si bien esto podría ayudar a impulsar la competencia, observamos que el impacto debiera ser muy limitado, sobre todo para los adquirentes.

Las empresas que ya operan o que desean comenzar a operar en el mercado brasileño de tarjetas tienen un plazo de 180 días para cumplir con las nuevas regulaciones.

El Banco Central de Brasil se convirtió en el regulador de la industria de pagos en mayo, a través de una ley que también estableció un plazo de 180 días para publicar las directrices básicas para el sector.



Fuente:
BNAmericas