Financiación de inmuebles mediante tarjetas de crédito

Argentina | Noviembre 2013

Desarrolladores inmobiliarios idearon esta iniciativa con cuotas que parten desde USD 300 por mes, a pagar durante diez años, con una suerte de crédito hipotecario que permite acceso a pequeñas unidades

Ante el parate en el mercado del real estate autóctono, los desarrolladores inmobiliarios decidieron salir a la cancha a competir con las terminales automotrices. “No puede ser que la gente se compre un coche en lugar de un departamento. Tenemos que revertir esta situación”, fue el comentario al unísono.

De esta manera, fue como idearon el lanzamiento de microdepartamentos, de entre 20 y 30 metros cuadrados, que se podrán pagar en cuotas de $ 3.000 mensuales (incluso con tarjeta de crédito) a lo largo de diez años, ajustables según el índice de la Cámara Argentina de la Construcción.

El sistema, que comenzará a funcionar desde principios del año que viene, tiene la ventaja de funcionar como una suerte de crédito hipotecario, pues a los 30 meses ya se puede hacer uso de la vivienda, con lo cual puede alquilarse, y con eso pagar la cuota, o irse a vivir ahí.

Las unidades son especialmente diseñadas para aquellas personas que viven solas y prefieren estar bien ubicadas, en barrios como Villa Crespo o Palermo Hollywood, cerca de una avenida o de una universidad y tener poco espacio, antes que en un sitio más alejado pero de mayor tamaño.

El objetivo es apuntar a propiedades con un ticket de $ 400.000, que se pague $ 100.000 al boleto y el resto a lo largo de 120 meses.

En Italia, de hecho, hay una línea especial de muebles para este tipo de unidades: una cama convertible en sillón y una mesa que se transforma en escritorio. Utilizar el mínimo espacio al máximo es la clave, con mayor cantidad de espacios comunes.

“La tarjeta de crédito sirve para agilizar la venta y hacer los tiempos más rápidos, para convertirnos en un negocio de volumen, como si fuéramos una cadena de electrodomésticos en vez de una inmobiliaria”, señala Pablo Brodsky, director comercial de Predial.

“El metro cuadrado es una moneda dura, como buena forma de ahorro para quien no quiera estar con pesos encima”, indica Vito L’Abbate, titular de la constructora Induplack.

“La nueva tendencia de formas de habitar son los microespacios propios, con espacios comunes más generosos que sin lugares de encuentro”, explica Gustavo Ortolá, director de GO Real Estate.

Marcelo Orfila, director general del Grupo Monarca, advierte que el éxito de los microdepartamentos dependerá en gran medida de las ubicaciones y los precios: “El sistema de financiamiento y el valor de la cuota son fundamentales para poder ampliar el mercado de los candidatos.

Las cuotas deben ser accesibles y cuadrar con la capacidad de pago de solteros que arrancan, como así también los que se separan y tienen que mantener, a su vez, su anterior casa”.

Con respecto al pago con tarjeta de crédito, conoce de algunos que la toman, pero para montos de reservas bajos: “Puede ser para proyectos muy masivos y de cuotas bajas, donde la inmobiliaria o el desarrollador lo incorpora el costo en el importe a pagar”, aventura Orfila.



Fuente:
El Cronista